Fuentes de agua zen

Las fuentes de agua zen de todofuentesdeagua.com siempre han sido para el hogar un elemento decorativo, que tienen la capacidad de poder ayudar al flujo y la purificación de las energías del entorno. Ellas son perfectas para esos momentos de relajación o meditación, ya que con solamente escuchar el flujo del agua o contemplarlas, no llegan a producir un estado casi inmediato de relajación.

Para aquellos que son amantes del zen, de esa decoración tenue y sosegada, donde no llega a penetrar el acelerado ritmo de la ciudad, llegó la hora de hacer un hueco a las tendencias a las fuentes de agua zen para interior.  Un elemento decorativo que tiende a invitarnos a un hogar que ha sido marcado por la calma y la serenidad.

Además, que las fuentes zen son perfectas para la creación de un rincón decorativo donde podemos meditar o simplemente relajarnos. El poder contemplar, sanar y escuchar como el agua va cayendo de un sitio de la fuente a otra, son algunas de las numerosas ventajas que aportan en tu día a día las fuentes de interior zen.

¿Qué es una fuente de agua zen?

Una fuente de agua zen es la representación estética y tridimensional de caídas de agua, que pueden ser usadas en espacios interiores y exteriores. De acuerdo al Feng Shui, las fuentes de agua actúan como elementos de cura o agentes neutralizantes, las cuales permiten el poder potenciar y/o corregir el flujo de la energía en espacios determinados, donde se requiera la presencia del agua.

En el mercado existen muchos tipos de fuentes zen para interior y de muchos tamaños. Se pueden conseguir diseños que pueden ser ubicados sobre una mesa por su pequeño tamaño. Las hay de tamaño medio, que pueden situarse en el salón. Inclusive las hay de gran tamaño que pueden ser perfectas para decorar rincones o vestir el jardín.

Comúnmente tienen una bomba que se conecta y deja que el agua pase permanentemente. Como un elemento decorativo, las representaciones que pueden conseguirse pueden ser bastante diversas. Sin embargo, las que se encuentran orientadas a la estética zen por lo general escenifican caídas de agua sobre rocas o cántaros.

El objetivo principal, más allá de ese diseño zen que imprimirá calma y sofisticación a tu hogar, es que puedas escuchar el sonido relajante del agua. Y te envuelvas en él, hasta lograr alcanzar un grado importante de conexión que te brinde la oportunidad de poder olvidar algunas normas y obligaciones del día a día.

¿Cómo usar una fuente de agua zen?

Si pretendes aplicar los principios del Feng Shui, lo más idóneo es que hagas un estudio del lugar donde colocarás tu fuente de agua zen. Se recomienda que esto lo realice un consultor especializado. Quien determinará cuáles son las curas más adecuadas, de acuerdo a con las coordenadas geográficas del espacio y sus necesidades.

En el caso que no puedas contar con este estudio o que la fuente zen sea usada con fines decorativos, vale la pena que tengas en consideración las siguientes observaciones:

  • El agua de la fuente siempre deberá estar en movimiento constante: para el Feng Shui el agua estancada es una energía detenida. Esto llega a tener implicaciones negativas en cuanto a las finanzas y la prosperidad. Además, una fuente sin agua, desde el punto de vista estético no tiene razón de ser. Esto resulta muy desagradable, aparte que puede causar manchas en la estructura.
  • Una fuente de agua zen nunca debe ser colocada en la cocina o una habitación. Así como jamás deben ubicarse bajo una escalera.
  • Aun cuando la ubicación que se le dé a la fuente dependerá de diferentes variables, esta no debe ser colocada en el sur de la casa.
  • La fuente zen debe ser puesta de tal manera que el agua tienda a fluir en dirección al interior de la casa. Ya que de lo contrario se estaría enviando hacia afuera la energía que se busca potenciar.
  • Colocarlas frente a la entrada principal de la casa, llega a tener un efecto estético bastante poderoso. Esto debido a que genera una primera impresión de tranquilidad y armonía al entrar al recinto.
  • Las fuentes de agua zen se pueden enriquecer adicionándoles otros elementos como: piedras de cuarzo, rocas y figuras, entre otros. No obstante, debe cuidarse que no lleguen a romper la estética, debiendo ser materiales afines. En caso de sumarle una figura como un Dragón o un Buda, esta debe estar completa.  De acuerdo al Feng Shui el uso de, por ejemplo, “cabezas de Buda”, genera energía negativa.

Consideraciones al comprar una fuente de agua zen

Si has tomado la decisión de adquirir una fuente zen, debes tener en consideración los siguientes puntos:

  • Si lo que buscas es activar o impulsar la energía, debes adquirir una fuente de agua zen con energía Yang. Es decir, con elementos que llamen la atención, como: sonidos, luces o efectos giratorios, por mencionar algunos.
  • Si más bien lo que quieres es generar un efecto relajante, debes comprar una fuente con energía Yin. Estas generalmente, son algo bajas o vienen en formatos pequeños, además cuentan con plantas o alusiones a la naturaleza.
  • Aun cuando la bomba de la fuente siempre generará un sonido, este no debe llegar a ser superior al que genera el agua al caer ni ser molesto, pues de esta forma se perdería el efecto para lo cual ha sido diseñada.
  • Cuando el agua esté cayendo no debe llegar a salpicar mucho. Vale decir, que de acuerdo al Feng Shui esto es considerado un desperdicio o desgaste de la energía.
  • El agua deberá caer en una sola dirección no debe ser coloreada de manera artificial ni con luces. Esta siempre debe ser cristalina.

Beneficios de las fuentes de agua zen

Los principales beneficios de contar con una fuente de agua zen son:

  • Si la fuente tiene energía Yang, resulta ser perfecta para la atracción de la armonía al espacio y lograr la creación de ambientes relajantes.
  • Si es una fuente con energía Yin, resulta beneficiosa para la activación de la energía en sitios que han estado deshabitados y cerrados por mucho tiempo. De igual forma son perfectas para estimular la creatividad en los sitios que lo necesiten.
  • Una fuente de agua correctamente ubicada de acuerdo a los lineamientos del Feng Shui, puede ser de mucha ayuda para equilibrar los elementos en los espacios. Trayendo consigo el correcto flujo de la energía Chi, lo cual se manifestará en una sensación de bienestar.

Mantenimiento de la fuente de agua zen

Las fuentes de agua zen deben ser revisadas por lo menos una vez por semana y ser sometidas a una limpieza minuciosa una vez al mes. Al encontrarse desprotegidas es muy fácil que pueda llegar a tener contacto con elementos que hagan que se ensucie con facilidad.

La bomba también debe ser limpiada, para lo cual solamente bastará con desconectarla y pasarle un paño húmedo. De igual forma, debe evitarse el uso de productos abrasivos que puedan llegar a dañar la fuente.

Haz que tu hogar se convierta en un remanso de paz y diseña ambientes ordenados y acogedores que estén inspirados en la filosofía oriental. No olvides que la idea es al entrar en tu hogar, te envuelva una sensación acogedora. Que este sea tu refugio para descansar del vértigo de la ciudad.

El zen, aun cuando es una tendencia laica, se desprende de las enseñanzas de Buda. Por lo que debes tener presente que siempre está en la búsqueda de la armonía a través de las formas. Para lograr disfrutar de la estética japonesa, debes usar fuentes zen bonitas.

Es así como, si estás en la búsqueda de una fuente de agua zen, que ayude a que puedas equilibrar las energías de tu casa, lo único que necesitas es una fuente con un diseño muy natural y plácido.

Fuentes relacionadas