Fuentes para el Jardín de Piedra

Estas son un tipo de fuente que se encuentran conformadas por varias piedras apiladas entre sí, logrando formar un lecho como si de una cascada se tratara.

Las fuentes de piedra para jardín de todofuentesdeagua.com, pueden ser utilizadas en la decoración de cualquier espacio exterior, puesto que la piedra es un material natural, que puede combinarse perfectamente con todos los materiales.

La piedra natural se ha convertido en la protagonista indiscutible de las tendencias decorativas, y su valor como material de fuentes para jardín o exteriores, va creciendo con el paso del tiempo. De hecho, una de las características que ha hecho que este sea un material tan apreciado, es que no existen dos piedras iguales.

La pieza principal de las fuentes de piedra es una bomba que cuente con la capacidad de poder elevar el agua. Es decir, que pueda tomar el agua de la parte inferior y llevarla hasta la parte superior por donde esta saldrá.

¿Por qué debes apostar por la piedra para la fuente de tu jardín?

Pues en principio, porque la piedra es un material sumamente versátil, el cual permite una amplia variedad de formas y acabados. Además, que la piedra brinda una sensación de gran comodidad, lujo y elegancia al espacio que se decora con ella, así como aporta una belleza enorme.

De igual forma, la piedra es considerada un excelente aislante térmico, motivo por el cual es usado para la elaboración de elementos decorativos en el hogar y exteriores, como material de construcción para las paredes. Así mismo, y sin importar el tamaño del espacio en el que tengas pensado ponerla, puedes jugar con los tamaños.

Esto debido a que en el mercado se pueden conseguir fuentes de piedra de todos los tamaños, de diversos modelos que cuentan con diseños únicos. De hecho, es posible que no cuentes con un espacio muy grande o que tu jardín sea bastante pequeño, por lo que piensas que no hay posibilidades de instalar una fuente en él. Pero en realidad, también tienes la opción de adquirir una fuente de piedra de pared para de esta forma tener la decoración que quieres en el exterior de tu casa.

Cuando se trata de decoración de exteriores, no existen límites, y el hablar de fuentes de piedra hace que todo sea posible y mucho más fácil.

Tipos de fuentes de piedra que existen

En realidad, el estilo de la fuente no llega a ser tan relevante, sino más bien el sitio donde ha sido colocada. Es así como cada lugar hace posible que se pueda colocar una fuente de piedra, sin llegar a alterar el aspecto del área donde será instalada.

Entre los tipos más comunes podemos conseguir las fuentes de piedra como tal, las cuales son bastante baratas. Esto debido a que consisten en apilar piedras creando de esta forma una cascada artificial por la que caerá el agua. Las mismas son perfectas para combinar con cualquier clase de decoración y sus materiales son totalmente naturales.

Su secreto está en el uso de una bomba especial para poder graduar la intensidad del agua, lo que permite que el sonido pueda ser mayor y más vivo.  Así mismo son consideradas como las fuentes de jardín o exteriores más elegantes. Generalmente, se consiguen en tamaños más pequeños que los habituales, pero debido a su forma tan particular se ven espectaculares en cualquier espacio.

En el caso de las fuentes de piedra de pared, estas están fabricadas con materiales naturales. Siendo talladas en piedra lisa o alguna plana, siendo este tipo de fuente de piedra la fusión perfecta entre lo natural y lo artificial.

¿Qué son las fuentes de piedra para jardín o exteriores?

Se pueden dar muchas definiciones para las fuentes de piedra decorativas. Pero la que más les hace justicia es que son el elemento más idóneo para lograr alcanzar esa armonía tan especial, que solamente la naturaleza nos puede dar. Esto es totalmente posible, gracias a su composición.

Las fuentes de piedra tienen una gran relación con lo ambiental. Se logran adaptar al entorno sin problema alguno, además, que son amigables con el medio ambiente y no llegan a verse afectadas por la intemperie.  Más que un elemento decorativo, ellas actúan como un complemento de desconexión, o sea, relaja, armoniza y logra la creación de un ambiente acogedor para todos aquel que tenga acceso a ella.

Fuentes relacionadas